Que es y como funciona un Taller de Empleo

Formarse en un oficio y cobrar por ello es posible con los programas formativos de los Talleres de Empleo, empleos como ayuda a domicilio o trabajos de nuevas tecnologías pueden ser aprendidos y practicados por desempleados mayores de 25 años

Que son los talleres de empleo

Incluidos en los programas de creación de empleo los Talleres de Empleo son un programa de formación y empleo para aquellas personas inscritas en la oficina de empleo mayores de 25 años

En estos talleres, al igual que ocurre con las escuelas taller, los trabajadores realizan prácticas laborales combinadas con formación profesional. Los empleos que se realizan son desde servicios de utilidad pública y social, como ayuda a domicilio a programas de nuevas tendencias laborales como son trabajos de temática informática o los clásicos del mundo de la construcción, aunque estos últimos, debido a la crisis actual en este sector tienden a desaparecer

Al mismo tiempo que la formación y experiencia laboral se van desarrollando estos proyectos proporcionan al trabajador asesoramiento y orientación profesional y empresarial

La filosofía es que el desempleado se abra nuevas posibilidades de empleo al finalizar el Taller de Empleo, ya sean mediante creación de empresa o entrando a trabajar para terceros.

Promotores de los Talleres de Empleo

Los talleres de Empleo son promovidos por entidades públicas o privadas sin ánimo de lucro como son:

  • Órganos , Organismos Autónomos y otros Entes Públicos de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas;
  • Entidades Locales y sus organismos Autónomos;
  • Entidades con competencias en materia de promoción de empleo, dependientes de Entidades Locales y con titularidad íntegra correspondiente a estas;
  • Consorcios;
  • Asociaciones;
  • Fundaciones
  • y otras Entidades sin ánimo de lucro

Duración, contenidos y sueldo de los talleres de empleo

Los talleres de empleo tienen una duración de entre 6 meses y un año. Tras este periodo los contratos se dan por finalizados.

Los trabajadores, por lo tanto, estarán contratados por la entidad promotora desde el comienzo, computando toda la formación teórica y práctica como jornada de trabajo, estarán contratados para aprender.

Esta formación se alternará con trabajo en obra real o prácticas de utilidad pública y social, lo que concede al desempleado una experiencia práctica muy útil para la posterior incorporación laboral